Dibujo de Sabrina Garreffa ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
'Mis primeras experiencias con las relaciones sentimentales y sexuales,
en mi adolescencia y juventud, fueron obsesivas. Creaba sin querer situaciones de dependencia que podían tornarse peligrosas
y llegué a tener miedo de relacionarme. Gracias a los grupos de autoayuda llamados CODA, descubrí
qué es la codependencia y como lidiar con mis sentimientos, evolucioné mucho, adquirí autoestima,
empecé a formar mi personalidad enfrentando el vacío interior que antes me atemorizaba...
y mi crecimiento nunca se ha detenido. Hoy me siento feliz de vivir.
Si crees ser codependiente y quieres mejorarte, puedo decirte que eres una persona muy valiosa.
El mundo está lleno de gente que tiene problemas al relacionarse con su entorno y no piensa mejorarse,
pero quien se mejora contribuye a mejorar el mundo :-)
Sería feliz si las herramientas, los enlaces,
las consideraciones y las experiencias que podrás encontrar
en mi Blog te fueran útiles. ¡Bienvenid@!'
(Manuela Garreffa)

jueves, 2 de mayo de 2013

Los síntomas de codependencia se confunden con actitudes buenas



Extraído de mi artículo:


                  


Codependencia: sus manifestaciones en la sociedad y su curación

No es fácil detectar los comportamientos codependientes en nosotros mismos o en las personas a nuestro alrededor. (...) Más bien, por lo general, en nuestra cultura los síntomas de codependencia se confunden con actitudes buenas: 

• Interferir demasiado en la vida de nuestros familiares. Aun cuando se les impide crecer y se violen espacios privados, se considera erróneamente una forma de cariño.

• Volver a perdonar a una pareja que nos traiciona varias veces, puede aparentar paciencia.

• Escoger exclusivamente parejas con problemas graves, se interpreta como valor o altruismo.

• Tener un miedo aterrador a separarnos, se cree que indique amor.

• La obsesión se confunde con el enamoramiento.


Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario